Colfecar rechaza propuestas del proyecto de reforma tributaria que tocan al transporte de carga

por Rosemberg Perlaza

Los transportadores de carga y logística agremiados en Colfecar calificaron de inoportunas las propuestas presentadas en la reforma tributaria en cuanto a:  incrementar el IVA del 5% al 19% para el diésel, la eliminación de la exención de IVA al biodiesel, la creación del impuesto nacional de vehículos, el gravamen con IVA del 19% a los servicios postales y de mensajería y la autorización a los mandatarios municipales para instalar peajes urbanos, planteadas en el proyecto de reforma tributaria que puso a consideración del congreso el gobierno nacional.

La presidente de Colfecar Nidia Hernández Jiménez, indicó que el transporte de carga es transversal a todos los sectores económicos y que de ser aprobados estos puntos se generarían sobrecostos que impactarían significativamente los precios de todos los productos a los colombianos, poniendo en riesgo el cumplimiento de la meta de inflación del Banco de la República y la reactivación económica.

Agregó que este proyecto de reforma tributaria es un golpe inoportuno en este momento por la complicada situación que atraviesa la economía nacional, cuando apenas el movimiento de carga registra un insipiente crecimiento.

En la actualidad el ACPM tiene un peso del 40% en los costos operativos de los transportadores y que con un aumento del IVA del 5% al 19% y la eliminación de su exención para el biodiesel se disparará el precio de este ítem, jalonando significativamente el alza en el valor de los fletes y por ende los costos logísticos de los generadores de carga, lo que se reflejará finalmente en el bolsillo del consumidor final.

“Los ajustes en estos componentes incrementarían el precio final del galón del ACPM en $899 por cada galón, si se tiene en cuenta los precios de referencia actuales para la ciudad de Bogotá. Si partimos de un precio por galón tan alto, sumado a que los precios de los combustibles son incrementados varias veces al año, haría insostenible la actividad de transporte de carga” señaló la dirigente gremial.

Para Colfecar resulta contradictorio argumentar que se quiere promover la sostenibilidad ambiental proponiendo gravar los combustibles fósiles, así como los vehículos de carga y al mismo tiempo se proponga eliminar las exenciones que hay para el biodiesel, la imposición de impuestos a los vehículos eléctricos y a todas las bicicletas.

Sobre el punto de la inclusión de un componente ambiental dentro de la base gravable para liquidar el impuesto nacional de vehículos en la actualidad las empresas de transporte que utilizan diésel ya contribuyen con la mitigación de su huella de carbono, pues a través del Impuesto Nacional al Carbono, que se encuentra incluido dentro del precio final del galón de combustible, se pagan $157 por galón de diésel consumido.

La presidente de Colfecar, sostuvo que adicionalmente, este incremento constituye un obstáculo adicional para la renovación del parque automotor nacional cuya edad promedio es de 21 años, pues con el impacto de la pandemia sobre la liquidez de los transportadores, la depresión de los fletes y el alza del dólar que en 2021 rompió la barrera de los $3.600 se ha encarecido significativamente la compra de equipos nuevos.

Además, el gravamen sobre los vehículos eléctricos e híbridos desincentiva la migración de los transportadores a tecnologías más limpias.

“Con la propuesta contemplada en este proyecto de reforma tributaria vemos que va en contravía de tal propósito y se abre una gigantesca puerta que encarecería la distribución urbana de mercancías que fue fundamental para garantizar el abastecimiento de los colombianos en los peores momentos de la pandemia” dijo la presidente de Colfecar.

De igual forma manifestó la inconveniencia de la autorización a los alcaldes para instalar peajes urbanos sin autorización del Ministerio de Transporte puesto que esto daría lugar a la colocación indiscriminada de casetas, y allí es importante resaltar que este rubro en la actualidad tiene un peso aproximado del 12% en los costos operativos de los transportadores.

Agregó que esta propuesta profundiza la falta de armonización entre autoridades departamentales, municipales y el gobierno nacional.

“Precisamente, por esta ausencia de articulación hoy en día existen varias estaciones en menos de 100 kilómetros, se instalan nuevas casetas cuando las obras ni siquiera están terminadas, en algunos casos las tarifas se ajustan anualmente muy por encima de la inflación, o presuntamente se sigue cobrando la tarifa de peajes a pesar de que la concesión haya logrado su tasa de retorno, por ilustrar algunos ejemplos: los peajes urbanos de Cartagena, nuevos peajes en Cundinamarca, la Concesión Rumichaca-Pasto, Concesión Vías del Nus (Antioquia) y los peajes de Bogotá a Villavicencio” dijo Hernández Jiménez.

Para el gremio transportador la solución al problema de la infraestructura en el país es la generación de una política nacional de peajes que integre los planes del gobierno nacional, los departamentos y las alcaldías a través de una Ley estatutaria que modifique la Ley 105 de 1993, además es fundamental poner en funcionamiento la  Unidad de Planeación de Infraestructura de Transporte – UPIT para que ejerza sus funciones de entidad técnica encargada de la definición de estándares técnicos de competitividad en lo relacionado a peajes e infraestructura en general. 

La creación de una política nacional en materia de peajes ha sido propuesta por Colfecar en diferentes escenarios tanto con el presidente Iván Duque como con la ministra de Transporte Ángela María Orozco, entre otros funcionarios del gobierno, quienes han manifestado su apoyo a esta iniciativa.

“Por otra parte, tampoco nos parece pertinente que los servicios postales y de mensajería estén gravados con un IVA del 19%, en primer lugar porque dentro del marco de la pandemia se ratificó a estos  servicios como servicios públicos esenciales  y segundo, porque al obligar a los colombianos a cumplir cuarentenas estrictas y toques de queda, medidas que les impide salir y adquirir los bienes en el comercio tradicional, encuentran como única alternativa para satisfacer sus necesidades, acudir al comercio electrónico y la logística que esto implica para recibir mercancías con un peso inferior a 5 kilos” señaló Hernández Jiménez.

Sostuvo que al imponer un IVA del 19% se estaría encareciendo enormemente los precios de los productos a los colombianos.

Dijo que por todas estas razones Colfecar considera que el ejecutivo debería replantear su estrategia para obtener los $26 billones que busca a través de este proyecto, somos conscientes que son necesarios para poder atender el impacto que ha dejado sobre las finanzas estatales esta pandemia, pero acudiendo a otras opciones como la reducción drástica del gasto público, implementando operativos más efectivos contra la evasión y la elusión aplicando sanciones ejemplarizantes así como un ataque frontal a la corrupción, de tal forma que permita optimizar el presupuesto de la nación, entre otras medidas.

“De esta forma, se podrá evitar que quienes siempre hemos cumplido con las obligaciones tributarias terminemos nuevamente afectados con el incremento de las mismas” concluyó la dirigente gremial.

Related Posts

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Acepto Leer mas