Balance económico del sector transporte de carga

por Juan Sebastián Flórez

El paso del COVID 19 junto con el paro nacional iniciado en abril del presente año han traído consigo consecuencias desalentadoras para la economía nacional, por lo que presentaremos algunos de los datos más importantes para comprender la situación actual del sector.

 Los eventos de los últimos meses dificultaron el funcionamiento tradicional de las diferentes actividades comerciales y múltiples bloqueos en las vías nacionales y urbanas durante varios días.

Los efectos fueron nefastos en la producción de los principales sectores generadores de carga tales como la construcción, la agricultura y el comercio, siendo posible ver por la figura 1 que para el mes de abril (inicio de las protestas) los sectores más afectados por los cierres fueron el comercio y la agricultura, lo que inevitablemente redujo la  oferta de carga seca para transportar a nivel nacional. Es relevante destacar que en este contexto el e-commerce ha sostenido parte de la economía nacional (Figura 2)

Así mismo, la proyección externa e interna de la economía colombiana por parte de calificadoras internacionales también se vio afectada, es posible ver que hasta el día de hoy no existen perspectivas positivas de que Colombia sea capaz de pagar su deuda ante los agentes externos.

Por otro lado, considerando el Índice de Confianza Industrial elaborado por Fedesarrollo es necesario destacar que si bien esta se desplomó en el mes de abril, para mayo las perspectivas del sector empresarial muestran una mejora de 1.9 pp, se espera que con la estabilización progresiva del país esta se recupere en los próximos meses.

Al analizar la respuesta a la coyuntura económica nacional de la autoridad monetaria, fue posible ver que a pesar de las fuertes implicaciones económicas que provocó el cierre masivo de las rutas de transporte por carretera, el vandalismo en la infraestructura indispensable y el cese parcial de las actividades del sector productivo, el Banco de la República decidió mantener estable por noveno mes consecutivo la tasa de intervención.

De otra parte, la tasa de usura no ha registrado variaciones significativas durante lo corrido del año.

No obstante, al revisar la inflación nacional se puede observar que en el mes de mayo la afectación a los precios de la canasta básica registró incrementos notables los cuales corresponden a los más altos del 2021.

Para el mes de junio se registraron variaciones negativas en la inflación con respecto al mes anterior, esto pudo ser consecuencia del incremento en la oferta de bienes de consumo en el territorio nacional.

Se espera que con el avance progresivo de la vacunación de la población nacional, el país logre regresar a niveles económicos similares al período pre-pandemia a partir de finales del 2022.

Al analizar el comportamiento en la carga transportada por las vías nacionales se puede observar que entre abril y mayo del corriente se dio una reducción del 37,69% en las toneladas movilizada en el país, siendo la contracción mensual más fuerte en lo que va corrido del año.

 De otra parte, en el caso de la carga líquida, la variación en el mes de mayo con respecto al mes de abril fue del 26,7%.

Ante esta situación, en los meses que vienen se ha desbordado la capacidad del sector en atender la demanda de transporte, de manera que los fletes han venido presionándose al alza de forma significativa.

Al mismo tiempo, el dólar ha venido presentando incrementos importantes a lo largo del año, lo que inevitablemente genera volatilidad en los insumos importados que utilizan los transportadores, lo que se refleja en los índices de costos del transporte de carga elaborados por el DANE y COLFECAR.

Related Posts

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Acepto Leer mas